Musa Cafeína

Colectivo artístico-cultural que organizamos actividades relacionadas con el fomento de la lectura, la difusión del arte y la mezcla de diversas disciplinas artísticas.

Maternidad, Ana Lamela

EmbarazadaMuchas mujeres deseamos ser madres. Muchas, no todas.

Muchas de esas mujeres que deseamos ser madres, si se nos presenta algún obstáculo, llegamos a pensar que ser madre es lo más importante de nuestras vidas. Empieza un periodo infeliz, un sentimiento de que algo no funciona en nosotras. Durante una época quizás sea un pensamiento que se repita una y otra vez, y siempre estemos escuchando, mirando, observando nuestro cuerpo para saber cuándo ovulamos o cuándo nos tiene que venir la regla…Y si viene…otra vez a empezar.

Nos han enseñado que nuestro cuerpo está preparado para ser madres, para traer hijos o hijas al mundo…y muchas nos lo creemos. Porque biológicamente tenemos todo lo necesario para ser madres. Y también para no serlo, si lo decidimos.

Nadie nos ha dicho nunca que una mujer sigue siendo mujer aunque no quiera tener hijos. Que ese instinto maternal del que tanto se habla no es innato. Que hay muy pocas mujeres que se atrevan a decir que no quieren traer bebés a este mundo, pero las hay.

Los hijos, las hijas siempre deberían ser lo más importante en la vida de una mujer, dicen. Más importante que nosotras mismas, incluso. Pero yo no estoy de acuerdo. Quizás haya unas edades en que es difícil ser tú si tienes hijas (en mi caso), pero me pregunto cómo podría educar a mis hijas para que sean personas felices y completas sin serlo yo, sin hacer de verdad lo que me gusta en la vida, sin tener la no-obligación de ser madre las 24 horas del día y, lo que es más importante, sin saber y transmitirles que ser madre es una opción que yo escogí pero no es la única.

Quedarse embarazada es lo más maravilloso del mundo. Lo sé. Sé que es maravilloso porque yo no tuve mareos ni nauseas ni tuve diabetes gestacional, casi no se me hincharon las piernas y todo el mundo me decía que estaba preciosa. Pero también sé que hay muchos embarazos que no son así. Que son una auténtica pesadilla.

De todas formas está mal visto quejarse, porque una cosa que sí nos enseñaron muy bien a las mujeres es a sufrir. Y a sufrir sin que se nos note.

Así, cuando parimos sufrimos, pero no porque tenga que ser así sino porque no parimos como tendríamos que parir: parimos como les viene bien a nuestras y nuestros médicos.

Así, cuando menstruamos sufrimos pero nos dicen que es normal.

Así, cuando amamantamos también sufrimos porque dar de mamar no es tan fácil como dicen, porque no es siempre tan placentero como nos cuentan, qué le vamos a hacer.

Pero la publicidad, la foto de portada en la que aparezca una mujer, debe ser bella, alegre, porque ser mujer es lo más bonito del mundo y ser madre ya es el sumun de los sumun, vamos, lo “normal”, lo que nos han convencido que toda mujer debe ser.

Ana Lamela (mujer, madre de dos hijas)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en abril 22, 2015 por en Uncategorized y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: