Musa Cafeína

Colectivo artístico-cultural que organizamos actividades relacionadas con el fomento de la lectura, la difusión del arte y la mezcla de diversas disciplinas artísticas.

Insomnio, Ana Lamela

amada-lunaYo nací una noche de luna llena. Por eso, supongo, soy lunática. Me afecta la luna en todas sus formas: menguante, creciente, nueva. Eso sí, hay meses en que la luna llena se mete en mi vida y en mis sueños y no desaparece hasta que le da la gana. Hasta que ya no puedo más. Ella es así.

Esta semana, llevo varios días en los no me deja dormir. Se me ha instalado en el cuerpo una especie de insomnio lunático y excesivamente energético. Y me paso las noches dando vueltas. Y me paso los días de un lado para otro, más activa que si hubiese dormido diez horas seguidas.

Mientras tanto no se cura, me ha dado por limpiar la casa, ordenar los armarios, escribir, correr, leer, cocinar, nadar, hacer punto y observar a los que tengo cerca. También observo a los que tengo lejos, sí, e incluso a los y las que ya no están: comen, se lavan los dientes, pasean, discuten, se ríen…

El caso es que este tipo nuevo de insomnio ha potenciado mi ya bastante peculiar forma de ser, de intuir y siento más que antes, que ya es decir. Tengo la sensación de sentir al mil por mil elevado a la séptima potencia.  Y os confieso que es muy molesto.

Así que para no sentir tanto ni de forma tan desmesurada, estoy intentando ocultarme, callarme. Pero mis ojos siguen diciendo demasiadas cosas. O hago lo contrario, salgo a la calle donde todos me ven y hablo por los codos. Así no oigo otras conversaciones, otras miradas. No leo los periódicos, no veo la tele, sólo hablar por hablar, sólo mantener la cabeza ocupada.  Y empiezo a ver grietas alrededor de la tierra que piso. Y me quedo sola, aunque cada vez me importe menos.

Es el insomnio, no pasa nada, no durará mucho, me digo, y si dura, puedes salir a emborracharte, puedes ponerte a segar, darte una ducha fría, pintar la casa… Puedes acabar aplastando tu cara contra la almohada, diciendo hasta mañana y a la mierda tu sensibilidad, ¿no?

Creo que ya me está entrando sueño.

Gracias, luna.

Anuncios

Un comentario el “Insomnio, Ana Lamela

  1. dominiquevernay
    enero 12, 2015

    poder vacíar la cabeza de vez en cuando… ¿pero en qué contenedor ponerlo todo?… ¡muy buen texto, Ana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 12, 2015 por en Adultos, Portada, Textos.
A %d blogueros les gusta esto: