Musa Cafeína

Colectivo artístico-cultural que organizamos actividades relacionadas con el fomento de la lectura, la difusión del arte y la mezcla de diversas disciplinas artísticas.

FELICIDAD & TRISTEZA, Ana Lamela

B3ENo existe la felicidad en términos absolutos, lo sé, lo he comprobado año a año, minuto a minuto.

Pero también sé que la felicidad puede nacer sorprendentemente. Salir por cualquier lado y metérseme dentro. Aparecer por la mañana, quedarse a cenar… Como la tristeza, me diréis. Como la tristeza, me digo.

Y sin embargo yo creo que tienen caminos distintos. Pues la felicidad se queda en el instante y la tristeza sigue el camino del recuerdo muchas veces, volviendo al pasado sin cicatrizar.

…Y así, recuerdo los cines a tu lado. Recuerdo que hubo una época en que era lo único que nos quedaba. Pero se acabó, lo tengo claro. He elegido ir sola, caminar sola, quedarme sola en el cine después de que todo el mundo salga sin tener que ponerte la mano en la rodilla para que pares de moverte. Lo he decidido, ya lo sabes, pero te juro que ayer se me instaló la tristeza como un parásito mortal y no sé qué hacer.

Aunque a ti no podré contártelo nunca, he empezado a ponerme las gafas de sol para que nadie vea mis ojos.

 

…Y así, recuerdo dormir a tu lado. Pasar mi mano por encima de tu cintura. Oler tu camisón, tocar tu cuerpo suave que sigue siendo tan blanco como el mío. Recuerdo tu risa y tu voz por encima de cualquier otra cosa y creo recordar estar acurrucada en tu vientre antes de nacer.

Y ahora, que de pronto ya no soy quien soy, que puedo ser una enfermera o cualquier otra mujer desconocida. Ahora que he decidido huir de tu imagen, la tristeza se empeña en que te llore porque debe ser lo único que ya puedo hacer por ti.

 

…Y por último, así recuerdo las noches de borrachera y las intento repetir. Y ni la lluvia es la misma de antes, ni mi cuerpo tampoco. Pero dejo que esa tristeza adolescente me atormente de nuevo y no me salen las palabras, y mi cabeza me pesa y solo quiero que cuando dé una vuelta en la cama ya haya pasado todo y aparezca una porción de felicidad. La que tú me das cuando miro tus manos. La que yo me doy cantando y queriendo más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 21, 2014 por en Adultos, Portada, Textos.
A %d blogueros les gusta esto: