Musa Cafeína

Colectivo artístico-cultural que organizamos actividades relacionadas con el fomento de la lectura, la difusión del arte y la mezcla de diversas disciplinas artísticas.

Follar, Ana Lamela

masculino_femeninoLas palabras son eso, palabras, y sus significados, lo sé, son arbitrarios. Pero yo tengo la imagen de que las palabras son recipientes que se llenan enseguida de contextos, subjetividades, de alegrías o disgustos, de bondades o retorcimientos, y ya no pueden evadirse ni seguir siendo arbitrarias, claro.

A mí hay palabras que me sientan bien, que las pienso y me hacen esbozar una sonrisa o algo más: barro, tempestad, hormiguero, azafrán, remolacha, agua, follar…

Sí, “follar”. “Follar” es una palabra que siempre me ha gustado. Es sonora, rotunda, descriptiva, apetecible… “Joder”  ya es otra cosa, más burda. Tiene un matiz despectivo, negativo, quizás de tanto usada como taco, como coletilla.

Aunque en el fondo (y nunca mejor dicho) signifiquen lo mismo, “follar” me invita a disfrutar, a dejarme llevar, y “joder”, en cambio, a pensar en fastidiar, estropear, en algo que no acaba bien. ¿Veis? Estas dos palabras se han llenado o las he llenado de subjetividades.

Pero, siguiendo por ahí, por palabras o expresiones que signifiquen lo mismo que “follar” o “joder”, en nuestro idioma (bellísimo, por cierto) tenemos: “hacer el amor”, “fornicar”, “tener sexo”, “tirarse a”, “acostarse”, “mojar”, etc., etc.

A mí, qué queréis que os diga, “hacer el amor” me parece una frase preciosa y muy romántica pero no vale para todos los casos, supongo que estaréis de acuerdo.

Lo de “tener sexo” me suena horroroso, sólo de oír esa expresión, se me quitan las ganas, la verdad. Y las otras…no sé, yo me quedo con “follar”.

Pero, demos un paso más, vamos a la expresión “tener ganas de follar”. ¿Qué significa “tener ganas de follar”?  Y sobre todo: ¿creéis que tiene un significado distinto según nuestro género, nuestra edad o nuestro cuerpo?

No sé si comprendéis mi pregunta o el por qué de mi pregunta. Para que lo entendáis quizás tenga que confesaros que últimamente todo, en mi pequeño mundo, se combina para que acabe haciéndome esta reflexión: ¿las mujeres podemos decir que tenemos ganas de follar? Porque muchas veces las tenemos, os lo aseguro. A veces incluso, las mujeres tenemos tantas ganas de follar como nos contaron que tienen siempre los hombres. ¿Por qué entonces parece que en nuestras bocas se entiende de otra forma? ¿Por qué suena más desagradable, más inoportuno?

Pero el caso es que todos y todas sabemos que no queda bien que una mujer lo diga, ¿verdad? Y menos si no tiene pareja estable, eso ya puede ser terrible. En estos casos, en los que una tiene tantas ganas de follar, es mejor pensar en otra cosa (antes se rezaba): se recomienda cocinar, leer, ver la tele…, como mucho darnos una ducha a ver si se nos pasa y ya, en casos muy difíciles y reiterados, masturbarnos en silencio, lo más silenciosamente posible, por favor.

Porque además, si lo decimos en alto, si nos insinuamos claramente, si revoloteamos alrededor de la persona que queremos llevarnos a la cama, pasamos a engrosar una categoría de mujeres llamadas “fáciles” o “facilonas” o “desesperadas” o… Y perdemos interés, claro, ya lo decía mi madre: las mujeres tenemos que darnos a valer, por favor.

Bueno, pues eso, lo que os decía, últimamente todo se combina en mi pequeño mundo para que me dé por pensar que en lo que se refiere al sexo, a acostarse con un hombre (porque a mí me gustan los hombres), las cosas no han avanzado mucho desde la época de mi madre.

¿Será que ni los hombres ni la sociedad están preparados (espero que haya excepciones) e incluso les asusta que seamos nosotras quienes demos el primer paso, quienes seduzcamos?

¿Será que quizás todavía se tenga grabada la imagen de la mujer que espera en un altar, en el altar de uno de los miles de templos que se erigen por todo el mundo para que ellos, los hombres, lleguen después de la guerra de un trabajo diario, después de conducir un camión de mercancías inflamables y vayan a buscarnos como en una película de vaqueros o en una de esas tan románticas?

Porque sí, porque así sí. Porque es a ellos a quienes les tiene que apetecer primero. Y porque siempre fue así, coño. A ver para qué vamos a cambiar las cosas ahora, después de tanto tiempo, con lo bien que van…, ¿no os parece?

 

 

 

Anuncios

2 comentarios el “Follar, Ana Lamela

  1. Laura
    noviembre 4, 2014

    Pues resulta Ana, que a mi me encanta follar, y me gusta gritar cuando follo, gritar hasta que los cristales estén a punto de resquebrajarse: hasta que todo tiemble tanto y tan fuerte como yo.

    Follar en voz alta; el silencio, se lo dejo a los pecadores que no le dan al prójimo lo que les pide; porque… ¿cómo puedo negar mi cuerpo al que pasa hambre?

    Lo escribo con todas las letras: “ME GUSTA FOLLAR” y no te preocupes mamá, no lo leo en voz alta: mi educación está intacta.

    • musacafeina
      noviembre 4, 2014

      Gracias, Laura, a mí también ME GUSTA FOLLAR así, con letras mayúsculas. Es un honor tener una alumna en mis talleres de escritura como tú. Un beso grande y sigue gritando…mientras follas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 2, 2014 por en Adultos, Portada, Sociedad y Activismo, Textos.
A %d blogueros les gusta esto: