Musa Cafeína

Colectivo artístico-cultural que organizamos actividades relacionadas con el fomento de la lectura, la difusión del arte y la mezcla de diversas disciplinas artísticas.

12 de Octubre, fiesta de la Hispanidad, Laura Cuervo Álvarez

cain y abelHace dos días del “nada que celebrar”, y nunca me sale pronunciarme, parece que siempre prefiero quedarme en una sombra de silencio donde perderme y no salir, ni que me vea nadie. Es extraño, pero todavía hoy, cada año, me viene a la mente el encuentro dialéctico que tuve con Luisa Calcumil, india mapuche argentina.

Fue hace unos diez, o doce años, tendría que mirarlo en mis currículums, cuando participé en el Women´s international Festival Theatre, que organizaba el Odin Teatret en Dinamarca, un encuentro de mujeres de todo el mundo, que mostraban su arte y sus metodologías de entrenamiento actoral, desde el katakhali a la Comedia dell Arte, bajo el paraguas del teatro Antropológico de Eugenio Barba. El primer día de presentaciones, Julia Varley nos reunió en una rueda invitándonos a tocar y concienciarnos con una medallita perteneciente a una de las Abuelas de la plaza de Mayo argentinas, aquellas mujeres que todavía caminan incensantes en círculo esperando justicia y el encuentro con sus nietos desaparecidos. Nos levantábamos muuy de mañana y nos hacían correr campo a través entre una nieve que las españolas mirábamos con admiración y las noruegas con aburrimiento, después, dos talleres impartidos por distintas profesoras, y por la tarde asistíamos a conferencias y veíamos hasta cinco piezas teatrales. Solo nos salvaba del cansancio aquel pan negro y humeante que nos traía Hans, el “hombre montaña” de pelo blanco. En la segunda parte del curso, nos daban la opción a un “crowfunding” en el que también las maestras presentaban sus trabajos, y yo decidí participar con una pequeña pieza teatral que había realizado con mi amiga Cristal en “a noite poética de Becerreá”, en gallego. Hans preguntó si necesitábamos algo para las representaciones, que haría un viaje al pueblo. Yo necesitaba los ingredientes para hacer una masa de pan, y curiosamente coincidí con una señora bajita, muy morena, de pelo larguísimo y negro, de unos sesenta años de edad, que, para más coincidencia, pedía lo mismo que yo: ingredientes para amasar pan blanco. Más que por cotilleo, por miedo a perderme algo de la poderosa energía que tenía aquella mujer, le pregunté abiertamente con quién estaba hablando, y ella orgullosa me dijo: “Luisa Calcumil, india mapuche”. Al día siguiente, vi actuar a aquella mujer con una pieza de teatro básicamente político, desplegaba todos sus vestidos, pendientes y ornamentos, idioma y costumbres mapuches, que en algún momento fueron aplastadas por los españoles y también traicionados por los propios mapuches que emigraron a Buenos Aires en pro de la “superior modernidad”. Bastante afectada, me dirigí a ella después del espectáculo, con la necesidad de pedirle perdón por los errores de mis antepasados, con aquella culpa judea-cristiana, que todavía ahora, aunque apóstata, conservo. Luisa Calcumil, me miró con serenidad aunque no sorprendida, porque según me dijo, le pasaba constantemente cuando entre el público había algún español, pero me pidió por favor que no tuviera ese sentimiento, que no sentía rencor hacia los españoles del presente, que era consciente de que el paso del tiempo y los grandes errores del pasado, enseñaban a no tener que pisar las mismas huellas de ese horrible camino, de la misma forma que los alemanes de hoy, no tienen nada que ver con los de la Alemania nazi. Se lo agradecí enormemente, nos abrazamos cálidamente, pero aún hoy, en los 12 de Octubre, continúo sintiendo, entre los ojos, ese ardor de culpa, ese dolor, materializado desde hace una semana en la cicatriz que luciré a partir de ahora en mi frente, la señal con la que marcó Dios a los malditos, los descendientes de Caín, la señal de los cainitas.

Laura Cuervo Álvarez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 21, 2014 por en Adultos, Portada, Sociedad y Activismo, Textos.
A %d blogueros les gusta esto: